Quiénes somos

TRADICIÓN

Es en 1969 cuando los fundadores de Gelats Soler, Albert Soler y Pilar Miquel, llegan a Badalona con la idea de difundir y enseñar su oficio. En primer lugar, dan vida a la actual heladería Can Soler de la calle Francesc Layret, donde fabrican horchata y granizados. Al cabo de unos años, la respuesta positiva de los vecinos conduce a Gelats Can Soler a abrir un nuevo establecimiento en la concurrida calle de Mar.

GENERACIONES

Desde hace tres generaciones dedicamos nuestro trabajo a la elaboración de helados, horchatas, turrones y dulces.
La historia de nuestra casa empieza con los dos abuelos, paterno y materno.
El abuelo de la familia Miquel provenía de Alicante, donde se dedicaba al turrón, y el abuelo Soler trabajaba para empresas de Sevilla y Jijona como maestro turronero.
Nuestra historia es como la de tantos españoles. Del pueblo natal emigramos a la ciudad a hacer fortuna, y es así como llegamos a Badalona.
Actualmente, continuamos ofreciendo todos nuestros productos hechos con cuidado y dedicación en nuestras tiendas situadas en el centro de la ciudad

HISTORIA

Qué hacemos

CALIDAD

Gelats Soler es sinónimo de calidad, de interés por todo lo que pertenece al mundo de la gastronomía y que da paso a conocer nuevas combinaciones y, por lo tanto, experimentar, para poder acercarnos a usted con responsabilidad y disfrute.

En nuestro obrador, donde fabricamos diariamente, elaboramos helados, horchatas, granizados, polos, etc. Y cuando es temporada, panellets y turrones.

Cómo lo hacemos

En Gelats Soler creemos en la autenticidad de los productos que utilizamos, en su originalidad y en su naturalidad, teniendo un respeto máximo a la hora de incorporarlos en nuestras creaciones para mantener todo lo que nos quiere ofrecer ese ingrediente.

La gran mayoría de materias primas nos las da la tierra y, dependiendo de las condiciones climáticas, estas materias cambian de sabor y textura. Para nosotros, es importante llevar a cabo un estudio anual para elegir los mejores ingredientes independientemente de su procedencia, para ofrecerle, de este modo, lo mejor de todo el mundo: vainilla de Madagascar y de Tahití, pimienta de Sichuan, canela de Ceilán, fresas de Huelva, chufa de Alboraya, limones de Murcia, coco de Costa de Marfil, mango de la India… Estos son los verdaderos protagonistas en esta fiesta de los sentidos.